Periodistas de a Pie

¿Y el periodismo?

Publicado: 11.01.2017

Ilustración: Fundar

Por: Ernesto Aroche / @earoche

Un Duarte, el de Chihuahua, gastó 3 mil 662 millones de pesos durante su sexenio (173 millones de dólares al cambio de hoy), a un ritmo de 610 millones al año, o 1.6 millones por día en gastos de imagen. Sí, lo mismo que reciben en un mes 266 reporteros con un sueldo promedio de 6 mil pesos. Quizá en el comparativo estoy siendo generoso.

Otro Duarte, el que carga sobre sus espaldas una docena de asesinatos de periodistas en Veracruz, fue un poco más allá: gastó 8 mil 548 millones (392 mil millones de dólares) según su sucesor Miguel Ángel Yunes. Al año son un mil 424 millones, 3.9 millones diarios, y con lo que se gastó en un solo día se hubiera podido pagar el salario mensual de 650 reporteros. Valga recalcar que ambos gobernadores son orgullo priista.

Un panista, Rafael Moreno Valle, que está en campaña desbordada por la candidatura a la presidencia de la República en 2018, asegura que sólo ha gastado cerca de 800 millones de pesos en publicidad oficial, aunque se ha logrado detectar gastos extras por 115 millones de pesos a través del organismo de Cultura, con lo que la cifra se acerca a los mil millones en su administración.

Seguramente son más, muchos más, pero no los conoceremos porque a diferencia de los duartes, Moreno Valle logró colocar a uno de sus alfiles como sucesor en la oficina central de Casa Puebla, y además (a diferencia de sus pares priistas) construyó un nuevo organismo garante de la transparencia completamente a modo para cubrirse las espaldas.

Pero, más allá de esconder las tripas de la política de comunicación social o los verdaderos costos de la publicidad del que se asume presidenciable, el asunto es otro: son esos miles de millones de pesos usados para cuidar “la imagen” de políticos como si fuera dinero de la cartera personal, con el que acallan críticos y agasajan a lisonjeros. Esos millones, con los que pagan portadas inútiles para una sociedad a la que le sacan del bolsillo los pesos, corrompen a periodistas, disfrazan boletines de noticia y desplazan el periodismo por el difusionismo.

Mientras el periodismo agoniza –unos dicen que por los “amateurs (Letras Libres) y otros que por los jefes y directores (Horizontal)—los reporteros suman precariedades. Las prestaciones hace mucho que desaparecieron (no sólo del periodismo, claro, sino en general del mundo laboral). La seguridad social es un mito del que se ríen los dueños de medios, esos que cenan con el secretario en turno y regresan a casa en su Maseratti o dictan línea editorial desde un campo de golf.

Los millones del erario gastados en promoción de personajes políticos se cuentan en miles, esa estrategia de mercado que opaca en los espacios noticiosos la información que naturalmente importa, aquella que ayuda a tomar mejores decisiones, a vigilar al poder como un compromiso con las audiencias. Los reporteros y editores siguen encadenados a la oficina de comunicación, porque los dueños de los medios decidieron vender sus páginas y sus plumas a varios gobernantes derrochadores de dinero público apuntalando su carrera política.

En la arena de lo individual, los reporteros ajustan a las monetarias motivaciones de la redacción aquel buen tema, la investigación cocinada a fuego lento, la revelación o ímpetu por innovar en narrativas y propuestas creativas. Se frustran, asimilan y archivan a un mejor tiempo u otra oportunidad, el publicar un hallazgo. Y eso lentamente va matando el periodismo.

Por ello urge, como ya lo hemos expresado en la Red de Periodistas de a Pie, en foros, talleres y barras de análisis bohemio, abrir la discusión en todos los niveles para establecer mejores reglas de publicidad oficial; la discrecionalidad a beneficio comercial ya no debe ser lo que dicte la agenda informativa que nos toca reportear día a día.

Mientras se siga pensando el periodismo como industria y no como bien público, el empobrecimiento material y simbólico del oficio seguirá siendo un asunto solo de interés para los periodistas de a pie, no para la sociedad, no para los dueños y directivos de los medios, mucho menos para los poderosos que nos consideran materia desechable.

Si las audiencias no comienzan a exigir trabajo periodístico profesional, lejos de la agenda que impone y dicta el poder y como sociedad permitamos esos dispendios que construyen carreras políticas o riquezas personales, difícilmente podremos pensar en un mejor país (y en un mejor periodismo)

Editorial

Editorial

Leer editorial

Directorio de OSC

Directorio de OSC

Consulta el Directorio

Global Investigative Journalism Network

Global Investigative Journalism Network

Visita el sitio

Pie de Página

Pie de Página

Visita el sitio

En el Camino

En el Camino

Visita el sitio

MéxicoLeaks

México Leaks

Visita el sitio

+ de 72

+ de 72

Visita el sitio

Periodistas en Riesgo

Mapa de registro de agresiones a periodistas

Visita el sitio

Editorial

Resiliente

Visita el sitio